13 noviembre 2012

Brazo de espinacas, queso y salmón

Buscando por internet algo que pudiésemos hacer en poco tiempo, que se saliese de lo común y que fuese medianamente sano (ya que la Navidad está a un paso y con ella ya vendrán los prácticamente inevitables excesos…) dimos con este curioso brazo de gitano salado de espinacas, relleno de queso cremoso tipo Philadephia y salmón ahumado.


Como la receta en la que nos basamos (puedes verla pinchando aquí) está pensada para hacerla con la Thermomix y no disponemos de ella *sigh*, la adaptamos a lo tradicional e hicimos algunas ligeras modificaciones. Se puede preparar de un día para otro y además de bueno queda muy bonito a la hora de servir en cualquier reunión familiar o de amigos. 

Ingredientes:
  • 400 gr. de espinacas frescas 
  • 4 huevos L (o 5 medianos) 
  • 200 gr. de queso cremoso de untar 
  • 300 gr. de salmón ahumado en lonchas 
  • Sal y pimienta
  • Eneldo (opcional) 

Preparación:
Cocemos las espinacas en agua con un pelín de sal 10 min. y precalentamos el horno a 180 ºC.
Cuando estén hechas las escurrimos y dejamos enfriar mientras batimos los huevos con una pizca de sal y pimienta. Las incorporamos, triturando todo con la batidora hasta que quede una pasta verde homogénea. 

Forramos la placa de horno con papel vegetal y esparcimos la mezcla, intentando que quede con el mismo espesor por todos lados. Horneamos durante 15 minutos aprox., hasta que se vea totalmente cuajado pero siga manteniendo algo de humedad (no tiene que quedar seco del todo o se quebraría al enrollarlo) 

Dejamos enfriar y, cuando esté a temperatura ambiente, esparcimos el queso de untar de modo uniforme y sobre él colocamos por toda la superficie las lonchas de salmón ahumado.


Enrollamos apretando lo máximo posible pero con mucho cuidado de no romper el bizcocho, sobre todo al principio, cuando la espiral es más estrecha y tiende a quebrarse. Ya enrollado, lo cubrimos con papel film y lo dejamos en la nevera dos horas para que coja consistencia.


A la hora de servir, lo ideal es utilizar un cuchillo de sierra, limpiando el filo cada vez.
Como lo hicimos en plan casero para probar cómo quedaba no le añadimos decoración por encima pero una de las muchas posibilidades sería colocar unas tiras de pimiento del piquillo.

Cortado queda muy bonito, aunque el nuestro sea bastante mejorable, ya que en algunas zonas se aprecian ligeros huecos, y eso que se intentó apretar lo más posible, pero, para ser la primera vez... 😅


* Al queso se le puede añadir un poco de eneldo, que acompaña bien al salmón.
* Las cantidades de queso de untar y salmón son adaptables a nuestro gusto.

8 comentarios :

  1. Me gusta mucho la pinta de esta receta, a ver si algún día saco un rato y la hago por la mañana para tenerla lista para la comida ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda muy bien y además vale perfectamente para el día siguiente ;D

      Eliminar
  2. Mañana lo voy a hacer! Es una receta increible!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, la masa no lleva nada de harina???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noo, esta no. Sí que hay algunas recetas que le añaden, pero como fuimos buscando una en plan ligera nos quedamos con la que no le ponían nada. Vaya, es como una especie de tortilla casi (por eso también queda más finita)

      Eliminar

Tu comentario nos alegra y anima a continuar por aquí. ¡Gracias por tu tiempo!