18 julio 2013

Patatas bravas {versión ligera}

Ya estamos a 18 de julio, a mitad de verano (¡qué corto se nos está haciendo!) y como todos los días 18 de cada mes es día de publicación del Círculo. Esta vez, Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar un clásico de la cocina española: PATATAS A LA BRAVA. Estas patatas son un plato de tapeo que raro es a quien no le gusten pero tienen el inconveniente de no ser precisamente ligeras.


Y como en esta época sólo con los helados ya es difícil no pasarse *¡muchas tentaciones!* hemos intentado hacer una versión bastante más ligera, horneándolas en vez de freírlas. Para el acompañamiento de salsa nos hemos basado en cómo se hacen por aquí, es decir, sin salsa brava pero con pimentón picante, que le da el punto bravo, y el all-i-oli (ajoaceite) típico valenciano, ¡buenísimo!.

Ingredientes:
  • 4 patatas medianas.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Pimentón dulce o picante.
Para el all-i-oli:
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 ajo.
  • 1 huevo.
  • Sal.

Preparación:
Pelamos y cortamos las patatas en trozos no muy grandes, las colocamos en una fuente y las cubrimos con papel film. Introducimos en el microondas durante 5 min. aproximadamente a potencia máxima.


En la misma fuente echamos el aceite y la sal, removemos para que cada trozo de patata quede impregnado y las pasamos a la bandeja de horno con papel vegetal. Introducimos en él, previamente calentado a 200 ºC.


Después de aproximadamente 30 minutos las sacamos y probamos si están bien cocinadas, deben quedar crujientes por fuera pero algo blandas por dentro (como las típicas patatas fritas) y con un color dorado.

Mientras se terminan de cocinar las patatas podemos ir haciendo el all-i-oli. Aunque se puede hacer con mortero, más tradicional, hemos optado por hacer la versión rápida así que para ello ponemos en el vaso de la batidora el huevo, el ajo troceado y la sal y cubrimos con un dedo aproximado de aceite.


Batimos hasta que se cree una pasta homogénea y vamos agregando aceite poco a poco, hasta que esté con la consistencia deseada. El nuestro no quedó muy espeso por no añadirle mucho más aceite, pero como eso va en gustos y no hay una cantidad exacta no hay problema, simplemente es ir viendo cómo va quedando según se hace. 

Para servir lo hacemos en una fuente de barro circular (es lo más típico), espolvoreamos bien las patatas con el pimentón picante y ponemos el all-i-oli por encima. 

27 comentarios :

  1. Una versión mucho más sana, sin duda!! Y con el all-i-oli, cómo me gustan!!! Ya las probaré siguiendo esta versión, porqué me ha gustado mucho!

    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cristina! Ya nos contarás que tal te quedan!
      Un beso!

      Eliminar
  2. Un entrante estupendo, pero acompañado de una buena cerveza fresquita para paliar el picor, porque estas patatas son bien bravas!! Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, una cerveza, refresco o cualquier cosa fresca pega muchísimo con las bravas y más con el calor que está pegando!
      Un beso!

      Eliminar
  3. que ricas! y me encanta tu versión sana que ya nos pasamos mucho en veranito, probaré tu receta!:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Aranzazu! Espero que te gusten!
      Un beso!

      Eliminar
  4. Adoro essas batatinhas :)
    Kiss, Susana
    Nota: Ver o passatempo a decorrer no meu blog:
    http://tertuliadasusy.blogspot.pt/2013/07/4-edicao-do-projeto-escolha-do.html

    ResponderEliminar
  5. Qué ricas, me ha gustado eso del micro primero y el horno después, por lo menos nos quitamos un montón de calorías al freírlas. Me encantan!!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria! Si, la verdad es que lo del micro se nos ocurrió de casualidad pero el resultado muy bueno!
      Un beso!

      Eliminar
  6. Asadas en el horno no conocia que se hicieran, siempre después de un poco cocidas se freian. Cada maestrillo tiene su librillo, probaré de esta forma que es menos calórica. Muy ricas, de verdad.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás Mª Dolores, seguro que te quedan riquísimas!
      Un beso!

      Eliminar
  7. Que buena idea! Así son mucho más sanas y seguro que también son mucho más ligeras. Tendré que probar esta versión veraniega. Eso sí como ya han dicho por aquí tienen que acomapñarse con una cerveza bien fresquita

    Besos!
    http://mediterraneancuina.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias! Pruébalas que ya verás, quedan casi como las fritas de siempre!
      Un saludo!

      Eliminar
  8. Qué buena pinta tienen, y en el horno mucho más ligeras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Hombre la tapa estrella¡¡¡ Me encantan, hay mil versiones y no he encontrado una sola a la que le hiciera ascos, me apunto a una merienda con ellas¡¡ Mil besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Todas las versiones están muy buenas, son ingredientes que siempre gustan!
      Un beso!

      Eliminar
  10. mmmmm... tu propuesta me parece muy rica, y la verdad, más sana :)
    besos

    ResponderEliminar
  11. Me encanta tu propuesta, guapi! Anotada queda ;)
    Un beso y un abrazo muy fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Ya nos contarás que tal quedan!
      Un beso para ti también!

      Eliminar
  12. Me encantan las patatas así aisss con una cervecita ehh jajaja

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, cualquier cosa fresca le va de lujo!
      Un beso!

      Eliminar
  13. Es un tipo de patata que me encanta, eso si, bien picantes eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, además es fácil de regular con solo añadir más o menos ajo o pimentón picante en vez de dulce.
      Un beso!

      Eliminar
  14. Te han quedado con una pinta estupenda!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu comentario nos alegra y anima a continuar por aquí. ¡Gracias por tu tiempo!