30 marzo 2014

Cinnamon rolls {rollos de canela} 🇺🇸

¡Sííí! ¡Por fiiinn! No exagero si escribo que llevaba queriendo hacerlos *¡y probarlos!* un par años, y que tendré en marcadores unas diez recetas diferentes de rollos de canela, sin contar las versiones de chocolate, calabaza, rellenos con mermelada... Pero ya se sabe lo que pasa a veces, lo dejas un día por una cosa, otro día por otra y al final nada. Hasta ayer, que me encontré de nuevo con los cinnamon rolls en Joy of Baking. En una hora ya estaba la masa tapadita para que levase tranquilamente.


En cuestiones de gastronomía los estadounidenses me tienen conquistada. Dulces como brownies, pancakes, oatmeals, pies (incluida mi adorada pumpkin pie o la apple pie) y salados: casseroles, hamburguesas (caseras, nada de fast food), mac 'n' cheese, el Cincinnati chili y la comida tex-mex *aiis* Pero lo importante hoy son estos rollitos cuya masa recuerda a la de brioche. ¡Alucinantes! Y si los cubrimos con un ligero glaseado a la hora de servirlos ¡todavía más! Ahora entiendo por qué la gente los adora.

Ingredientes (para 8 rollos grandes):
Para la masa
  • 350 gr. de harina de trigo (he utilizado de fuerza para repostería, sin levadura)
  • 2 huevos (M)
  • 3,5 gr. de levadura de panadería seca (no sirve la de tipo Royal)
  • 150 ml. de leche (de vaca o vegetal)
  • 35 gr. de mantequilla
  • 35 gr. de azúcar
Para el relleno
  • 75 gr. de azúcar moreno (integral o de caña)
  • 40 gr. de mantequilla
  • 15 gr. de harina
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharada de leche
Para el glaseado (opcional)
  • 50 gr. de azúcar glass
  • 1 ½ cucharada de leche

Elaboración
Para la masa, calentamos la leche, la mantequilla y el azúcar a baja temperatura en un cazo, sin que llegue nunca a hervir. Cuando se haya fundido la mantequilla apagamos el fuego y dejamos que se atempere. 

En un bowl mezclamos la mitad de la harina junto con la levadura, y templada la leche la agregamos poco a poco, mezclando con unas varillas a baja velocidad. Conseguida una masa homogénea repetimos con los huevos, agregándolos de uno en uno. 


Añadimos la harina restante y mezclamos a velocidad alta tres minutos. 
Cuando tengamos una masa ligeramente pegajosa la pasamos a una superficie enharinada y amasamos con las manos, espolvoreando más harina en caso necesario. Una vez podamos manejarla sin que se nos pegue formamos una bola y la ponemos en un bowl enmantequillado. Tapamos con film o un paño y dejamos levar entre hora y media o 2 horas en un lugar templado y libre de corrientes de aire. 


Pasado el tiempo desgasificamos la masa apretándola y preparamos el relleno de los rollos, juntando en un bowl el azúcar moreno, la canela y la mantequilla fría. Mezclamos, deshaciendo en trocitos la mantequilla hasta que consigamos una especie de migas y reservamos.

Pasamos la masa a una superficie enharinada y estiramos con un rodillo hasta conseguir un rectángulo de aprox. 30 x 40 cm. Repartimos el relleno, pincelamos uno de los extremos con leche y enrollamos, sin hacer demasiada presión pero que tampoco quede suelto. 


Cuando tengamos el rollo listo lo cortamos con cuidado *hay que intentar no espachurrarlo mucho ni desmontarlo* por la mitad, cada mitad en dos, y de nuevo dos más. Un total de 8 rodajas de unos 2 cm. más o menos. Las pasamos a un molde enmantequillado (rectangular o circular) y disponemos los rollos dejando un espacio entre ellos, ya que subirán de nuevo. Tapamos y dejamos reposar media hora más. 

Precalentamos el horno a 180 ºC, pincelamos los rollos con huevo batido o leche *a mí se me olvidó* y hornearemos 25 - 30 min. Hasta que tengan un tono dorado en la superficie. 


A la hora de servir lo típico es preparar una especie de glasa, que se puede hacer de muchos modos. 
En la receta original se hace simplemente mezclando el azúcar glass con un pelín de leche. 

Así quedan por dentro:



* Para cortarlo al servir lo más bonito es respetando la forma de los rollos. 
* Lo ideal es comerlos cuando todavía conservan algo de calor, aunque a temperatura ambiente siguen estando igual de ricos. 

10 comentarios :

  1. Uff uff..Despertarte de buen humor, (a pesar de la hora que nos robaron T_T), con estos bollitos de canela es posible! jajaja. Qué ricos están. Los probé hace tiempo y quedé enamorada. A vosotros os quedaron perfectos. Tienen una pinta súper tierna y rica =)
    Feliz domingo!^^

    ResponderEliminar
  2. Uuumm!! se ven deliciosos!! menudo desayuno o merienda me pegaba yo con ellos!! Bs.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
  3. A mí me pasa lo mismo: llevo tiempo queriendo hacer estos rollitos y nunca encuentro el momento. Estos tienen un aspecto sensacional, sólo hace falta ver el corte y te imaginas el sabor de la canela..... se me hace la boca agua. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Esta es una de las recetas que yo también llevo queriendo hacer unos meses o incluso años... Ahora que los he vuelto a ver, me tengo que animar que tienen una pinta deliciosa!! Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
  5. Me lo estoy imaginando, templadito y con ese aroma a canela que es uno de mis preferidos... qué cosa más rica, de verdad!!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Que ganas tengo de repetirlos, que olorcito dejan por toda la casa al hornearlos. Besets.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Diana por esta receta, pero tengo una pregunta: ¿puedo utilizar la levadura levital: levadura fresca que viene en cuadraditos?. ¿O levadura de panadería Vahiné?.
    Gracias guapa. Por cierto te espero por mi blog para que veas las fotos de mi viaje a Malasia (I) y (II).
    Besos
    Marita

    ganchilloyalambre.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marita! Pues en principio no debería haber ningún problema en utilizar la fresca, siempre que guardes la relación de equivalencia 1:3. Así que serían unos 10 - 11 gr. de la fresca de Levital. Y la de Vahiné no la he utilizado nunca, pero supongo que será como la de Maizena que he usado, porque también es seca, así que valdría perfectamente, y en esa sí sería la misma cantidad.

      Mañana me pasaré con calma por tu blog y así lo veo bien visto :)
      ¡Besines!

      Eliminar
    2. Perfecto!!!!, creo que la opción de la levadura Maizena es la más fácil.
      Muchos besos guapa.

      Eliminar
  8. yo esta receta fue quizás con la que me inicié en el mundo de las masas... me encantó, y es algo que quiero repetir, hay tantísimas recetas con leves modificaciones que creo que no acabaría nunca de probarlas todas

    ResponderEliminar

Tu comentario nos alegra y anima a continuar por aquí. ¡Gracias por tu tiempo!