20 diciembre 2014

Canelones de espinacas y queso feta

El último Desafío del año, y ¡vaya despedida más rica que nos ha propuesto Mabel! Después de estar pensando que nos iba a hacer rellenar un pavo o algo parecido por la fotografía de la mesa navideña que nos enseñó, nos encontramos con esta grata *al menos en mi caso* sorpresa: ¡canelones!, que de no ser por ella no hubiese sabido que eran típicos para comer el día San Esteban en Cataluña. Pensándolo bien, igual adopto esa tradición de ahora en adelante, así ya tengo excusa para repetir :P


Como el relleno era libre y ya tenía publicados los típicos con carne picada y paté, esta vez me apeteció probar una versión más verde, con espinacas y queso feta. Vaya, el mismo prácticamente que el de la spanakopita griega y que en casa tanto nos gusta. Aunque para la próxima incluiré un par de cucharadas de bechamel en el relleno, que esta vez sólo puse por encima de los canelones ya montados. Por el resto, para repetir sin duda, y más con las ganas que tenía de prepararlos. 

Ingredientes (para 2 personas)
  • 8 placas de canelones
  • 300 gr. de espinacas frescas troceadas
  • 1 cebolla mediana
  • 100 gr. de queso feta
  • Queso rallado para gratinar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra
Para la bechamel:
  • 20 gr. de harina
  • 20 gr. de mantequilla
  • 1/4 litro de leche
  • Nuez moscada

Preparación:
Cocemos la pasta en agua con un poco de sal siguiendo las instrucciones del fabricante.
Escurrimos las placas y la colocamos extendidas sobre un paño algo humedecido.

Picamos la cebolla y la ponemos en una sartén a fuego medio con un pelín de aceite hasta que dore. Reservamos. Subimos a fuego alto y, en la misma sartén, incorporamos las espinacas y dejamos unos 7 minutos. 

Para la bechamel fundimos la mantequilla en un cazo, añadimos la harina y removemos, formando una pasta que hay que cocinar unos minutos para que no tenga sabor a harina. Añadimos la leche y movemos con unas varillas para eliminar los grumos. Salpimentamos y echamos nuez moscada al gusto.

Colocamos una porción de relleno (una cucharada más o menos) sobre cada placa.
Las vamos enrollamos con cuidado de que no se desmonten y colocándolas en una bandeja apta para horno. Echamos por encima la bechamel y cubrimos de queso rallado.


Metemos al horno precalentado a 200 ºC hasta que el queso haya fundido (20 min.), encendemos el grill y en cuanto veamos que esté gratinado sacamos.

Si decidís hacer canelones para San Esteban, o el día que os apetezca, en la página del Desafío están todas las propuestas de mis compañeras/o, a cada una más apetecible :)


http://desafioenlacocina1.blogspot.com/2014/12/canelones-28-desafio-en-la-cocina.html

Como este año hemos terminado en salado, el 2015 lo empezaremos con dulce.
Esperemos que ligerito, ¡después de todas las Navidades!

9 comentarios :

  1. Tienen que estar tremendísimos, y encima con cebollita :3 ays que rico

    ResponderEliminar
  2. Que ricos Diana!!! No podías haber elegido un relleno que nos guste más para estos canelones mmmm besitos y feliz navidad cuantomasulcemejor.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. los q más triunfan en mi casa
    FELICES FIESTAS

    ResponderEliminar
  4. Este desafio han triunfado las espinacas!! Y con queso fetta tienen que estar ES PEC TA CU LA RES! Seguro

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, he pensado lo mismo al ver el general del Desafío, los tuyos tenían muy buena pinta también :P

      Eliminar
  5. También muy buenos con espinacas!! y bien sanos!! Felices fiestas!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
  6. Me encanta tu versión de canelones, qué ricos.

    ResponderEliminar
  7. Esto sí que es cuidarse. Qué ricos! ^^
    Feliz Navidad. Un abrazote!

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias por vuestros comentarios! Y felices fiestas ;D

    ResponderEliminar

Tu comentario nos alegra y anima a continuar por aquí. ¡Gracias por tu tiempo!