30 abril 2014

Galletas de avena {con banana}

Aunque en casa son habituales las galletas de avena sin mantequilla, de vez en cuando me gusta probar otras recetas del mismo estilo que me encuentro por ahí a ver cómo quedan. Bueno, en realidad lo de probarlas se lo dejo más a mi madre, a mí lo que me gusta es hacerlas :P Me parece distraído y relajante preparar la masa y darles la forma. Además, me encanta el momento en que abres la puerta del horno para sacarlas y sale todo el aroma, o cuando las pasas a la rejilla, casi todavía humeantes y se ven allí todas ordenaditas. 


Estas son otra alternativa más saludables a las del tipo Digestive que podemos comprar en los supermercados. Quedan más bien sequitas y con un agradable sabor dulce que le da la banana. La ventaja de esta receta es que no lleva huevo, por lo que son aptas en caso de intolerancia o si nos pilla sin ni uno de ellos en casa en ese momento. ¡Que no sería la primera vez que me pasa! >/<

28 abril 2014

Puding de acelgas y patata

Aunque aquí todavía es festivo, en honor a S. Vicente Ferrer, la realidad es que ya se acabaron las Pascuas y días de vacaciones (qué cortas se me han hecho esta vez...) así que mañana vuelta a las clases y demás. Pero hoy, como último lunes de mes, no podía faltar la publicación del Reto Tía Alia. Esta vez de nuevo me he inclinado por la propuesta salada, ya que de dulce creo que estamos todos servidos para unas cuantas semanas después de estos días. ¡Aunque hacer perrunillas se me ha quedado pendiente!


Esta receta me recuerda a los pasteles salados que solía hacer mi abuela con diferentes tipos de verduras en una flanera o también otras veces en un molde de plumcake, era la forma de asegurarse de que me comiese toda la verdura. Aunque recomiendo un molde de silicona, yo lo hice en uno de vidrio y no pude desmoldarlo bien :( Aun así estaba riquísimo y es una opción genial para comer acelgas, que no están entre mis vegetales preferidos. 


25 abril 2014

Yogures de galleta {yogurtera}

Hacía tiempo que no preparábamos ninguno en casa, con lo fácil que resulta realmente contando con una yogurtera y lo ricos que salen. Además me apetecía probar algo nuevo, que no fuese el típico yogur blanco sino que pareciese casi como un postrecillo. Entonces recordé que había leído hacía tiempo un tema en un foro de cocina sobre hacer yogures caseros de galleta y ya en su día me llamó la atención.


Era hora pues de salir de dudas respecto a cómo estarían y bueno... su textura es ¡increíblemente cremosa! Como los que se compran por ahí en tarritos de cristal o mejores, ya que están hechos en casa, sale más cantidad y más baratos. Nos han gustado tanto que pronto repetiremos :)

22 abril 2014

Pimientos rellenos de arroz y carne {Bajoques farcides}

Hace unas semanas eran unos bonitos calabacines los que preparábamos rellenos, hoy han sido pimientos rojos, con arroz integral, carne picada y un sofrito de tomate. Aunque pensaba que era una receta tan extendida a nivel nacional como la de las berenjenas rellenas, curioseando por Wikipedia he leído que es sobre todo típica de la Comunidad Valenciana, especialmente la zona que queda entre las provincias de Valencia y Alicante, donde se conoce por el nombre de bajoques farcides.


Pero bueno, reciba el nombre que reciba y de donde quiera que en realidad sean originarios, es una receta que preparaba mi abuela y que le enseñó una amiga suya, y que después pasó a hacer mi madre, así que recuerdo comerlos en casa desde que era pequeña. Además de ser sana y completa resulta bonita para servir a la mesa, por lo que también es una opción para cuando venga alguien de visita :P

20 abril 2014

Carrot Poke Cake 🇺🇸

¡Día 20! Y para abril tocaba desafío dulce, coincidiendo con las fiestas *por si no teníamos suficientes con las torrijas, monas de Pascua, panquemaos, etc de estas fechas* Esta vez Carolina nos ha propuesto hacer un Poke cake, un bizcocho perforado con el palo de una cuchara de madera sobre el que se vierte algún tipo de gelatina o crema, de manera que cuando se corte se vean los agujeros rellenitos, y después cubierto por nata habitualmente. 


Por aquí no está muy extendido pero en Estados Unidos es habitual, sobre todo cuando no quieren complicarse, ya que con un mix de bizcocho (tienen mil tipos: blanco, chocolate, de especias), un preparado de gelatina y nata montada lo tienen listo. Me costó decidirme, ¡y me dejo unos cuantos pendientes!, pero llevaba tiempo con ganas de hacer un bizcocho de zanahoria así que he aprovechado y ha salido una especie de carrot cake en forma poke.

17 abril 2014

Galletas de chocolate

La receta de galletas de chocolate fue de las primeras que busqué por internet cuando me dio por empezar a hacerlas en casa, y después de ir descartando unas y otras esta en concreto fue la que más me gustó. Pero, como me solía pasar antes de tener el blog, luego olvidaba de dónde la había sacado *en aquel entonces parece que tampoco usaba mucho los marcadores*. El otro día vi una imagen de unas parecidas y me decidí a recuperarlas. Pasé casi toda la tarde buscándola y ¡la encontré! Ahora ya sí que no la pierdo.


¡Estaban tan buenas cómo las recordaba! Y aviso de que, a quien le guste el chocolate estas galletas le van a encantar, tanto que será muy difícil que duren más de un par de días. De hecho, estaba tan contenta que lo comenté esa misma tarde con mi profesora y un par de compañeros, y quedé en llevar unas cuantas a la siguiente clase para que las probasen. Pues bien ¡les gustaron a todos! :D Y son muy fáciles de hacer.

15 abril 2014

Pan de espelta integral {panificadora}

Nunca me han llamado especialmente los panes, ni siquiera los de panadería, que se suponen más naturales; además de que cada vez cuesta más encontrar uno bueno que aguante hasta el día siguiente en condiciones medianamente aceptables. En cambio mi madre siente debilidad, especialmente por los integrales, da igual la forma, el tamaño, o color que todos le parecen buenos. Y como hace un par de semanas compró diferentes harinas (de avena, de espelta, de centeno...) he aprovechado para darle algo de vidilla a la panificadora.


Ya he dicho que no soy muy de pan, pero también tengo que admitir que cuando hacemos uno en casa, casi recién salido del horno, crujiente por fuera y tierno por dentro... ¡Entonces sí que no puedo negarme a coger un pedacito! *o dos* Porque desprende un olor tan agradable y queda tan mollosito que es imposible resistirse :P 

13 abril 2014

Pizza de 4 quesos

De pequeña me daba asquito cualquier queso que tuviese algo azul en él, y durante muchos años me negué a darle una oportunidad, por más que me dijesen “tú prueba, que está muy bueno, ya verás" pero cuando por fin un día cedí a mi maldita cabezonería y, mirándole de reojo, le di un bocadito a un trozo de pan con queso azul… ¡por Dios, qué bueno estaba! Y, además, ¿qué sería de la pizza 4 quesos sin él? 


En realidad creo que no hay ninguna pizza que no me guste. Bueno sí, sólo una, ¡la que lleva piña! que de normal se presenta bajo el nombre de Hawaina. Aunque más que no gustarme es que cuando muerdo un trozo con la fruta siento casi como si me estuviese comiendo un postre. Y que me perdone si lo lee alguien a quien le guste, porque igual le suena raro, pero cada uno tiene sus cosas :P 

10 abril 2014

Bizcocho de avellana

Pese a que las avellanas como fruto seco tal cual no me gustan nada, todo lo que lleve su sabor sí lo hace, de hecho, ¡me encanta! Igual que su peculiar aroma, que me gustaría saber describir como hace el escritor de El Perfume con multitud de olores. Desde que leí en un foro la pregunta de si se podría sustituir la almendra molida de un bizcocho por avellana tenía el antojillo de preparar uno así y ver cómo quedaba, porque suponía que si el de almendra estaba rico, este podría estar todavía mejor. 


Pues es... bueno, ¡increíble! Parece como si le hubiese puesto un chorrito generoso de licor de avellanas de la intensidad de sabor. Y de aroma más de lo mismo. Cuando entreabrí el horno para que fuese perdiendo calor y salió el aire caliente concentrado me quedé casi flotando. ¡Qué delicia! Me costó esperar unos minutos a que enfriase y no coger un pedazo recién salido. 

08 abril 2014

Rollitos de naranja

Por esta zona de Valencia son bastante típicos unos dulces conocidos como rollitos de anís o de San Blas, que se encuentran en prácticamente todos los hornos. Aunque dependiendo del pueblo cambian de tamaño y forma e incluso consistencia: algunos incluso los hacen como lacitos; más duros, otros se deshacen más, unos les rebozan con azúcar por encima, otros van sin nada... ¡La verdad es que están todos muy ricos! Y tenía ganas de probar a hacer algo parecido en plan casero, a ver qué tal salían.


Me ha hecho gracia encontrarme con esta receta, porque los presentan como típicos de Murcia. De hecho, el nombre de la original es precisamente rollos de naranja murcianos, y vienen a ser prácticamente igual que los de anís, cambiando la cantidad del licor por zumo de naranja, por lo que sirven para aprovechar las que todavía nos quedan de la temporada.

05 abril 2014

Chocolate chip banana bread 🇺🇸

Volviendo a los dulces típicos estadounidenses, otro que estaba por la lista era el Banana Bread (o bizcocho de plátano), que parece surgió como modo de aprovechar las bananas que estaban ya en un punto crítico de madurez. Es tan popular que incluso tiene día propio. El 23 de febrero se celebra por allí el National Banana Bread day. Aunque en un principio este iba a ser el tradicional, en último momento recordé que quedaban gotas de chocolate por la despensa así que pasó a ser un Chocolate chip banana bread. 


Esta versión no lleva nada de grasa añadida puesto que las bananas no sólo dejan un sabor delicioso sino que también le dan a la masa una textura genialmente esponjosa y húmeda. Las gotas de chocolate le dan más alegría, aunque sin ellas también estará igualmente bueno. O sustituirlas por frutos secos y pasas. ¡Sea como sea va a quedar riquísimo!

02 abril 2014

Calabacines luna rellenos de cuscús

Desde que viese este tipo de calabacín en Little Garden (un blog de horticultura al que llegué no sé ni de qué manera) tenía ganas de hacer una receta de ellos rellenos de cuscús, como allí aparecen, pero no tenía ni idea de dónde podría encontrarlos así que ahí quedó la cosa. Hasta que el otro día en Lidl, yendo a la caza de un molde de Bundtcake, los vi de casualidad, debajo de un cartelito que ponía: “Calabacín Luna” ¡Si es que hasta el nombre es bonito! Y claro está, 4 de ellos se vinieron a casa conmigo.


Acostumbrada a los calabacines alargados estos son tan redonditos y quedan tan bonitos así presentados en el plato que pienso probar con otros rellenos. De sabor vienen a ser igual que los comunes (o al menos para los que no tenemos el paladar especialmente refinado) y resultan muy fáciles y rápidos de preparar, ¡además de sanos!