20 diciembre 2015

Macarons de chocolate 🇫🇷

Otro día 20 más y ¡otro Desafío que llega! Él último del año. *Ay, así al leerlo me ha entrado una cierta nostalgia de pensar el despedir ya el 2015. ¡Si parece que ayer empezaba a tachar el mes de enero!* Esta vez la propuesta ha sido de nuestras queridas (y en ocasiones temidas) hermanas. No exagero escribiendo que al leer la receta elegida me entró más miedo que con aquella Tarta Dobos. Y, es que, para ser sincera, resulta que ni había probado un macaron hasta ahora, ¡ni mucho menos entraba en mis planes ponerme a hacerlos!


Así que ¡he aquí mis primeros y únicos (que no últimos) macarons! Debe ser la suerte del principiante que dicen, porque ni me creía cuando, todavía en el horno, vi como iba subiendo ese pie característico. Los había dado por perdidos desde que se me rebelasen la manga y la boquilla y que, como consecuencia, más de la mitad adoptase todo tipo de formas... menos circulares, claro *en la imagen de ese paso se ve como no exagero*.

Me decanté por la receta de webos fritos, reduciendo los ingredientes a la mitad. Es evidente que el resultado dista mucho de un macaron como debería, con la superficie perfectamente lisa y demás, pero para ser mi inicio en este mundo ¡estoy más que contenta con el resultado!

Ingredientes (para unas 30 conchas / 15 macarons):
  • 65 gr. de almendra molida
  • 112 gr. de azúcar glas
  • 12 gr. de cacao en polvo sin azúcar
  • 60 gr. de claras de huevo 
  • 25 gr. de azúcar blanco
Para el relleno
  • Queso crema (de untar)
  • Pasta de avellanas

Elaboración
Preparamos las plantillas. Hay quienes imprimen unas hojas y las ponen bajo el papel vegetal. La otra opción (que elegí) es, ayudándonos con un tapón, dibujar círculos de 3,5 cm. apróx. de diámetro directamente en él. Damos la vuelta al papel (obviamente) y reservamos.

Precalentamos el horno a 150º. 
Mezclamos en un bowl la almendra en polvo, el azúcar glas y el cacao y trituramos la mezcla con un robot de cocina entre 30 segs. a 1 min. (no más), a velocidad máxima, hasta obtener un polvo muy fino.

Lo esparcimos sobre papel vegetal dispuesto en la bandeja del horno y horneamos 5 min. 
Sacamos y dejamos enfriar. Tamizamos la mezcla y reservamos. 

Ponemos las claras en un bowl grande y las batimos a punto de nieve. Cuando casi estén, agregamos los 25 gr. de azúcar normal y seguimos batiendo a velocidad máx. hasta que queden muy firmes. 

Sobre ellas, añadimos la mezcla anterior de una sola vez. 
Cogemos el bowl con un brazo y con una espátula, o lengua de silicona, vamos mezclando con movimientos envolventes, pasando de vez en cuando la lengua por el centro, llegando hasta la base.


Terminamos de mezclar unos segundos de  manera más enérgica  (así  aconsejan desde la pág. de webos); pero con cuidado, porque si nos pasamos la masa puede quedar muy líquida.  

Preparamos una manga pastelera con una boquilla de 6mm. y la llenamos. 
Disponemos el papel vegetal donde teníamos marcados los círculos sobre la bandeja del horno (que ya deberá estar completamente fría) y hacemos montoncitos sobre cada círculo *momento crítico para mí, a la vista los resultados  ¡Suerte que estaban igual de buenos!*

Cuando tengamos todos, y con cierta delicadeza, cogemos la bandeja y golpeamos un par de veces sobre la encima o donde estemos apoyados.

Dejamos reposar hasta que se haya formado una ligera costra sobre la superficie de cada uno, de modo que podamos tocarlos (suavemente) y no se nos quede nada pegado. ¡Paso importante! El tiempo varía según humedad/temperatura, etc. En mi caso fue sobre una hora pero puede ser menos o más.

Cuando estén, precalentamos el horno de nuevo a 150º, arriba y abajo, sin aire.
Metemos a mitad altura o un punto hacia abajo y dejamos 13 minutos.
Sacamos del horno, dejamos enfriar completamente (también importante) y despegamos. 


La recomendación es que antes de rellenarlos se dejen secar un día, ¡aunque es difícil esperarse!

Posibilidades de rellenos infinitas. Como no me apetecía complicarme opté por pasta de avellana (tipo praliné) mezclada con queso de untar, a ojímetro, y en casa ¡nos encantó! Otra posibilidad que barajé, más sencilla si cabe, era Nutella. Quizá para los próximos 😜


Ahora, como siempre, ¡al Blog del Desafío! a ver los fantásticos macarons de mis compañeros/as:


http://desafioenlacocina1.blogspot.com.es/2015/12/macarons-38-desafio-en-la-cocina.html


Pero no podía despedirme todavía sin desear a todo aquel que pase por aquí (y haya llegado hasta el final, que en este caso tiene mérito) un ¡MUY FELIZ 2016!

¡Hasta el año que viene!

7 comentarios :

  1. Te han quedado estupendos. Me llevaría unos cuantos, jeje
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Tienen una ointa estupenda y cob ese relleno tienen que estar de muerte

    ResponderEliminar
  3. Mmmm que ricos estos macarons, me encantan te han quedado muy bonitos.Un besito,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Muy ricos se ven, y el relleno me encanta. Bs.

    ResponderEliminar
  5. Voy a probar a hacerlos de chocolate, se ven preciosos, te han quedado de cine , felcidades, y seguro que estaban riquisimos, felcices fiestas , besitos

    ResponderEliminar
  6. Qué ricos te han quedado y con un pié estupendo!!!
    Un abrazo y Felices Fiestas compi

    ResponderEliminar
  7. Pues tuvistes la suerte del principiante, ya con esto no nos tendrás miedo, jajajja
    Te quedaron muy bien Diana, Felices Fiestas

    ResponderEliminar

Tu comentario nos alegra y anima a continuar por aquí. ¡Gracias por tu tiempo!